domingo, 17 de marzo de 2013

10 motivos por los que los celíacos deberían plantearse hacer dieta paleolítica


Soy celíaca y hago una dieta de tipo paleolítico desde el verano pasado. Después de la experiencia de estos meses en los que mi salud y mi calidad de vida han experimentado una clara mejoría, no tengo ninguna duda a la hora de recomendar este tipo de dieta a todo el mundo pero, en particular, a las personas que padecen de celiaquía.

Los motivos por los que recomiendo con los ojos cerrados esta dieta a los celíacos son muchos y harían este post demasiado extenso, por eso me he impuesto la tarea de realizar un ejercicio de síntesis y dar a este post un formato informal en el que, a expensas de la simplificación de mis argumentos, se vea favorecida la accesibilidad a los mismos. Aquí va mi decálogo.


Los 10 motivos por los que un celíaco debería hacer dieta paleo 


1.      Porque la celiaquía no es sólo un problema gastrointestinal sino que se trata sobre todo de un trastorno de tipo autoinmune que afecta a nuestra salud de un modo global. Actualmente está clara la relación entre celiaquía y algunos trastornos autoinmunes como el hipotiroidismo de Hashimoto, la dermatitis herpetiforme o el déficit de IgA. Y la lista sigue ampliándose.

Si hacemos una dieta de tipo evolutivo o paleolítica evitaremos además del gluten otros antinutrientes llamados lectinas, que resultan tóxicos en general pero que pueden ser más problemáticos para los celiacos. Las lectinas son unas proteínas que se unen a azúcares de una manera muy específica. Están presentes en los cereales y legumbres y, en menor medida, en las plantas solanáceas (patatas, tomates…). Las plantas utilizan las lectinas como barrera de protección frente a los depredadores.

Una vez que las lectinas se han unido a un glúcido reciben el nombre de glicoproteínas. Diversas células de nuestro cuerpo con funciones muy específicas son también glicoproteínas, como los anticuerpos y varias hormonas. Estas glicoproteínas de nuestro cuerpo tienen importantes funciones en el reconocimiento celular. Debido a la similitud de las lectinas con nuestras glicoproteínas se puede alterar el funcionamiento de las células dando lugar a inflamación de tejidos y a diversas reacciones de tipo autoinmune.

La toxicidad de las lectinas no se discute pero no se les suele dar la importancia que deberían. Teóricamente, con el remojado y adecuado cocinado de los alimentos que las contienen se produce su desnaturalización. Sin embargo, las lectinas son muy resistentes y siguen estando presentes después del cocinado, aunque en menor medida.

Otro problema añadido es que gran parte de las lectinas de los cereales se concentra en el germen y en la cáscara, así que quienes aparentemente comen más sano son los que ingieren más lectinas.

Los celíacos somos especialmente vulnerables al afecto de las lectinas ya que nuestro intestino dañado no se cura del todo y resulta más permeable de modo que las lectinas pueden pasar con más facilidad la barrera intestinal.

Una de las lectinas más problemática es la aglutinina del germen de trigo (WGA en sus siglas en inglés) y parece ser que su toxicidad explica algunos de los problemas que cada vez más personas no celíacas tienen cuando consumen trigo. Los celíacos no tomamos trigo, en teoría, y por ello no tomamos WGA. Pero cada vez son más los productos específicos para celíacos hechos con trigo al que se le ha extraído el gluten. Al margen de que es imposible quitar todo el gluten al trigo, seguiremos teniendo problemas con el trigo por culpa de la WGA.

En resumen, estoy convencida, y mi experiencia personal así me lo confirma, de que eliminar todos los cereales y las legumbres de la dieta y reducir el consumo de algunos vegetales como las patatas produce una mejora general de la salud en las personas celiacas.

2.      Porque con una dieta de tipo paleolítico los niveles hormonales se equilibran y eso redunda en una mejora de la salud en general.

Los alimentos ricos en hidratos de carbono simples (como los cereales con o sin gluten) producen picos de glucosa que el cuerpo combate con picos de insulina. Esto acaba por generar un ciclo de acción-reacción que acaba provocando que el cuerpo se vuelva insulino-resistente, de modo que cada vez hace falta una mayor cantidad de insulina para producir el mismo efecto. Esto a la larga agota al páncreas que está siendo obligado a realizar un trabajo excesivo. Pero incluso antes de que el páncreas se vea afectado, nuestro cuerpo va a notar los estragos de este ciclo de subidones y bajones provocados por la continua ingesta de glucosa y el consecuente pico de insulina. Los niveles altos de insulina acaban por interferir con otras hormonas y cuando el equilibrio hormonal se altera otros sistemas corporales se desequilibran, como por ejemplo el mecanismo que nos hace sentir saciados mediante las hormonas grelina y leptina. Es la antesala, entre otros problemas, de la obesidad.
  
3.      Porque los cereales y legumbres son ricos en fitatos (ácido fítico), un compuesto que tiene una acción quelante. Esto significa que tiene un importante efecto “secuestrante” de minerales como el hierro, el magnesio, el calcio… Esto hace que, por ejemplo, de igual que algunos cereales o legumbres sean ricos en hierro puesto ya debido a la presencia de los fitatos no somos capaces de absorberlo. Además de que el hierro de origen vegetal tiene una baja biodisponibilidad, al contrario de lo que sucede con el hierro hemo (de origen animal). Los fitatos además dificultaran la absorción del hierro presente en otros alimentos que tomemos con ellos, aunque sean alimentos de origen animal. Cocinar los alimentos limita la presencia de fitatos pero no los elimina totalmente.

Si todavía no te queda claro te pondré un ejemplo que conozco bien: yo. He tenido anemia desde siempre. Me diagnosticaron la celiaquía cuando buscaban en mi intestino la úlcera por la que me tenía que estar desangrando para justificar mis alarmantemente bajos niveles de hierro y la consecuente anemia. Después del diagnóstico mejoré, pero mis niveles de hierro siempre han permanecido bajos, de modo que de vez en cuando tenía que tomar suplementos. Pues eso ha cambiado desde que hago dieta paleolítica. En el último análisis de sangre que me hice después de 7 meses de dieta paleolítica, y sin tomar suplementos, mis niveles de hierro estaban, por primera vez en mi vida, en el límite alto. No me lo podía creer.  
  
4.      Porque con esta dieta volverás a sentir lo que es tener hambre y sed de verdad. Al no estar sometido a la tiranía del ciclo glucosa-insulina dejarás de tener esos antojos a mitad de mañana o de tarde en los que necesitas comer algo, un poco, lo que sea, mejor dulce. Dejarás de tener antojos para pasar a comer cuando tengas hambre de verdad. La sensación de satisfacción al saciar el hambre no tiene nada que ver con satisfacer esos antojos producidos por los bajones que nos obligan a comer aún con el estómago lleno y todavía trabajando.

Con la sed pasa algo parecido. Muchas personas dicen que no beben agua porque no tienen sed. Quizás dejarían de decir eso si durante un día dejaran de beber a cualquier hora refrescos, zumos, leche, cerveza… Satisfacer la sed con agua es una de las cosas más satisfactorias que hay, pero hasta eso lo hemos perdido.
  
5.      Porque la paleodieta es una dieta naturalmente libre de gluten. Con esta dieta nos podremos olvidar de las trazas y de la contaminación cruzada.

El hecho de limitar al mínimo los alimentos procesados aumenta la seguridad de lo que comemos. En mi caso he dejado de depender de las listas de alimentos y de tener que confiar ciegamente en lo que dicen las etiquetas. Ahora, por ejemplo, ya no como palitos de surimi sin gluten (cuyo contenido en cereal es casi tan alto como en pescado, si no más), como directamente pescado y lo cocino de mil maneras posibles.
  
6.      Porque con la dieta sin gluten habitual los celiacos mejoramos pero no tanto. Sé que esto puede resultar difícil de creer, pero basta con probar para notar la diferencia.

Los celíacos diagnosticados de adultos llegamos a la dieta sin gluten después de graves problemas de salud. Con la dieta tardamos en notar una mejoría pero, en la mayoría de los casos, cuando la notamos nos quedamos ahí pensando que eso es lo mejor que podemos obtener. Pero eso es falso. Ir más allá nos reportará mejoras a otros problemas, algunos de los cuales ni siquiera identificábamos como problemas. Cada caso es diferente pero en el mío la mejoría se ha concretado en una disminución clara en la frecuencia e intensidad de mis migrañas (no he tomado ni un solo analgésico desde que hago esta dieta), un aumento de la energía física y de la capacidad de concentración mental, los resfriados han dejado de ser algo cotidiano, duermo mejor, mis digestiones han mejorado… Podría seguir ampliando la lista, pero creo que es suficiente.
  
7.      Porque comer a base de productos sin gluten específicamente pensados para celíacos es abusar de productos procesados ricos en carbohidratos refinados con un alto índice glucémico. Esto nos hará más susceptibles a padecer el conjunto de enfermedades que conforman el síndrome metabólico: diabetes de tipo 2, obesidad, altos niveles de triglicéridos…

Además, los productos específicos para celíacos tienen una serie de aditivos que no necesitan los productos con gluten. Se trata de gomas vegetales como la goma xantana o la carboximetilcelulosa que en el intestino resentido de los celíacos pueden provocar problemas digestivos. En mi caso los provocan, pero he necesitado dejar de tomarlos para averiguarlo.
  
8.      Porque pagar harina de maíz y de arroz a precio de jamón de bellota me parece un abuso. Quizás sea una exageración pero en el fondo eso es lo que hacemos los celíacos cuando compramos pan para celíacos, harina de maíz sin gluten, galletas, etc. Tenemos que pagar productos muy baratos a un precio exagerado porque si no es así no tenemos la garantía de que ese producto esté realmente exento de gluten. Yo ya me cansé de pagar ese precio por alimentos que desde el punto de vista nutricional pueden considerarse básicamente energía vacía.
  
9.      Porque cada vez son más numerosos los estudios científicos serios cuyos resultados apuntan a que este tipo de dieta reporta beneficios claros para la salud. Algunos de estos estudios se han hecho desde una perspectiva evolutiva pero en la aplicación de esta dieta al ser humano actual se han observado resultados favorables.
  
10.   Porque, ¿por qué no probar? Los celíacos nos hemos visto obligados a renunciar al pan, las galletas y los dulces “normales”. Esa renuncia resultó dura para todos nosotros pero ya que estamos, ¿qué perdemos con ir un poco más allá durante un mes y probar? A nosotros precisamente no nos costará tanto y se trata de nuestra salud.

En definitiva, lo que propongo desde este espacio a todos aquellos que buscan una mejoría en su salud y específicamente a los celíacos es que realicen el salto conceptual que supone pasar por encima del paradigma dominante que dice que los cereales han de ser la base de nuestra alimentación. Se trata de una vuelta a los orígenes con una propuesta que supone volver a comer como el ser humano ancestral que todavía no había comenzado a procesar los alimentos (no olvidemos que el pan es cereal altamente procesado).

Mi propuesta


La propuesta es simple. Elimina todos los alimentos sospechosos de producir algún problema durante un mes y luego, si quieres, prueba a introducir algunos de ellos de manera individual y comprueba si te sientan bien o no.

Los sospechosos son básicamente lácteos, cereales, legumbres, vegetales feculentos, azúcar y todos los alimentos procesados. ¿Por qué estos alimentos? Porque desde el punto de vista evolutivo estos son los alimentos que llevan menos tiempo con nosotros y a los que no nos hemos adaptado de un modo completo y que por tanto nos ocasionan más problemas de salud. Eso es así de modo general, aunque luego haya diferencias individuales o en algunos grupos de población.

Si eres una persona tan escéptica como yo estos argumentos no serán suficientes para convencerte pero sí quizás para plantearte algunas dudas que trataremos de resolver en entradas posteriores. Yo necesité más de 13 años para ir más allá de la dieta sin gluten a pesar de que ya desde muy poco después de mi diagnóstico tuve contacto con celíacos que habían elegido prescindir también de los otros cereales y que afirmaban haber mejorado todavía más su salud.  

21 comentarios:

  1. Muy bueno, esperamos pronto otro post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Me ha gustado tanto que la he compartido por todos lados. Muy bien resumido y además algunas cosas en concreto no las sabía, así que he aprendido algo ;)
    Espero con ganas las posteriores entradas ♥

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por leernos, por comentar y por habernos compartido :). Nosotras aprendemos día a día y nos gusta saber que también podemos aportar algo. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que nada de lo que he leído me ha sonado raro... todo tiene su lógica y precisamente los alimentos que sugieres eliminar son los sospechosos de alterar la permeabilidad del intestino.
    Un intestino que sufre y se inflama se vuelve permeable y ¿eso que quiere decir?.. Que deja pasar a la sangre los tóxicos de los alimentos. Eso es lo que produce malestares generales y migrañas.
    En cuanto el intestino se recupere puedes volver a integrarlos en la dieta... el gluten un celíaco jamás claro.
    Me ha gustado mucho tu artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso y el de Pesque, las migrañas se han reducido muchísimo con esta dieta, tanto en su frecuencia como en su duración e intensidad. Y no sólo las migrañas, sino casi cualquier problema relacionado con la inflamación, como los dolores menstruales.

      Por otro lado, ¿ por qué volver a integrarlos en la dieta? Ni los cereales ni las legumbres nos aportan ningún macro ni micronutriente que no obtengamos con una dieta compuesta por carne, pescado, fruta y verdura. Lo único diferente que aportan son problemas. Tengas o no intestino permeable los fitatos tienen el mismo efecto quelante, las lectinas siguen afectando al sistema inmunitario y los cereales siguen produciendo picos de azúcar en la sangre con su consecuente pico de insulina.

      Muchas gracias por leer y por comentar.

      Eliminar
  5. Yo también llevo unos 5 meses con la paleo dieta (aunque no 100% estricta) y coincido contigo en los beneficios que aporta, además he perdido 5 kilos sin enterarme...sin estar grueso, así que deduzco que han sido 5 kilos de líquido que mi cuerpo retenía a consecuencia de la alimentación que llevaba anteriormente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola suliman que comes exactamente con la dieta paleo?gracias me interesa seguirla

      Eliminar
  6. Los beneficios de este tipo de dieta (paleo, evolutiva...) se notan aunque no se haga 100% estricta. Esto no es una religión no hace falta hacer la dieta de modo estricto salvo intolerancias y alergias concretas como el gluten para los celíacos.

    Lo que ocurre es que como los cereales están presentes en casi todos los alimentos procesados al pricipio si que pueden parecer una dieta drástica para algunas personas. Lo importante es que las excepciones sean realmente excepciones.

    Probablemente has perdido líquido y también algo de grasa. Cuando dejamos de inundar nuestro cuerpo de glucosa a todas horas nuestro organismo aprende a utilizar y gestionar mejor sus reservas de grasa.

    ResponderEliminar
  7. Hola y gracias, pero me gustaría saber más o menos qué se come con esta dieta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí mismo en el blog hay una entrada, Paleodieta para principiantes, que lo explica. Si quieres algún libro, en la pestaña de "Lecturas" hay algunos. Es bastante útil el de Ron Wolf.

      http://corrersingluten.blogspot.com.es/2013/02/paleodieta-para-principiantes.html

      Eliminar
  8. Soy celiaco y por mas que hago este tipo de dietas no acabo de mejorar del todo y no se porque la verdad

    ResponderEliminar
  9. Hola Anónimo, siento no haber contestado antes, no había visto tu comentario.

    A veces sucede que los celíacos diagnosticados de adultos (supongo que es tu caso) tenemos nuestro intestino y sistema inmune tan dañado que la dieta sin gluten no es suficiente. En esos casos ir más allá y eliminar los cereales con una dieta como la paleo ayuda a algunas personas. Otras, sin embargo, siguen sin mejorar del todo o bien si lo hacen es después de mucho tiempo de haber dejado los cereales (años).

    En personas que han tomado gluten durante mucho tiempo el intestino y el sistema inmune suele estar bastante dañado y por ello los problemas no desaparecen simplemente con hacer cambios generales en la dieta. En ese caso habrá que averiguar qué es lo que pasa exactamente. Puede pasar que haya disbiosis de la flora intestinal y una excesiva permeabilidad. También puede haber intolerancias a otros elementos (fructosa, lactosa, polioles...) que pueden estar causadas por el mal funcionamiento general del intestino. En estos casos quitar el gluten no es suficiente y en algunos otros hacer una dieta paleo tampoco.

    Últimamente he leído mucho sobre la intolerancia a los Fodmaps que podría estar detrás de algunos de los síntomas que no desaparecen con una dieta sin gluten y sin cereales y tengo pendiente escribir un post sobre ello. Todavía hay muy poca información sobre el tema pero por lo que sé es una buena opción para tratar esos síntomas insidiosos que parece que nunca van a desaparecer, como hinchazón de tripa después de comer, gases, etc.

    En definitiva, probablemente en tu caso sea necesario hacer más cosas: afinar en la dieta (la información sobre Fodmaps podría ayudarte) y tratar específicamente los problemas digestivos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Soy celiaca, el diagnóstico para mi llego tarde también, a los 25 aproximadamente.
    Desesperada por mi estado físico, y tras pasar por diferentes nutricionistas y médicos, di con una especialista que me recomendó la dieta paleolítica. La seguí durante algo más de un año bajo su supervisión, fui a BCN a hacer un curso de cocina paleolítica, pero tras una leve mejoría, volví a tener problemas de salud. Pasé de un intestino permeable a un síndrome tóxico debido a esta dieta.
    En fin, que como todo, he llegado a la conclusión de que todo extremo es malo, que los cereales tienen sus contras, al igual que la carne, pescado y huevos que hoy en día comemos están hasta arriba de hormonas, antibióticos, piensos procesados, que van directitos a nuestro hígado. Y comprar carne menos adulterada, la de caballo por ejemplo, sale a riñón. El pescado o es de piscifactoría o es salvaje (pero hasta arriba de metales pesados, etc.)
    En fin que en mi opinión hay muchos matices de gris entre el blanco y negro, llevar una dieta variada en mi opinión es lo óptimo.Todo en su justa medida, y siguiendo cada uno lo que más le va según su grupo sanguíneo y lo que el cuerpo le pida. Yo desde que como variado ( eliminando el gluten claro está) he recuperado la salud. Un saludo! Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isa, gracias por pasarte por este espacio.

      Tu comentario me parece muy interesante y agradezco mucho que lo hayas hecho porque aporta una perspectiva nueva y eso siempre es enriquecedor. Eres la primera y por ahora la única persona que conozco a la que le ha pasado lo que comentas con la dieta paleo. Hasta ahora había conocido a personas que la habían abandonado por otros motivos como que se habían cansado de no comer dulces o por dificultades a la hora de conciliarla con su familia o compromisos sociales pero en ningún caso había sido por problemas de salud.

      Realmente estoy muy intrigada con tu caso y me gustaría, si no te importa, que nos aportaras más información que creo que puede interesarnos a todos. Me gustaría saber a qué te refieres exactamente cuando hablas de “síndrome tóxico” y también tengo interés en cómo era exactamente el tipo de dieta paleolítica que tú hacías. Supongo que sabrás que no hay un modelo estándar de dieta paleolítica y que bajo ese nombre podemos encontrar diversas formulaciones algunas de las cuales, yo al menos, no las llamaría nunca paleolíticas. Si tomamos como modelo la dieta que seguía el hombre antes de la generalización del cultivo y procesado de cereales tenemos diferentes opciones en función de la geografía de los grupos de población. Así, tenemos a grupos que consumían un porcentaje importante de carbohidratos procedentes de brotes, raíces y frutos y muy poca cantidad de proteína, fuera ésta proveniente de animales acuáticos o terrestres. Por otra parte también tenemos a grupos que consumían muy pocos vegetales y por tanto un porcentaje pequeño de carbohidratos y uno mucho mayor de grasas y proteína animal. Lo cierto es que si algo caracteriza a este tipo de dieta no es la cantidad de carbohidratos que se toman sino el tipo. Yo no me canso de repetir que paleo no significa low carb (baja en carbohidratos). En mi caso, por ejemplo, tomo las mismas proteínas y casi las mismas grasas que antes, pero a cambio de no tomar cereales consumo muchas más verduras y frutas. Aunque esa no es la única opción, en mi caso está bien porque hago mucho deporte y mi cuerpo me pide esos carbohidratos. Te explico todo esto porque sé que hay gente que defiende un tipo de dieta paleo en la que apenas se toman carbohidratos y me gustaría saber si ese es el tipo de dieta que tú hacías porque me da la impresión de que podría ser así ya que hablas de carnes, pescados y cereales pero no mencionas las verduras y frutas. Creo que en este sentido te podría ir bien leer una entrevista a Maelán Fontés, un investigador español que actualmente está en la universidad de Lund en Suecia haciendo estudios sobre dieta, en concreto paleodieta, que se publicó hace un par de días. Como verás en esa entrevista aclara que la paleodieta no tiene por qué ser una dieta baja en carbohidratos. En concreto cita el modelo de dieta de dos grupos que en la actualidad tienen una dieta ancestral de las consideradas paleo: los habitantes de la isla de Kitava (dieta con un 70 % de hidratos de carbono) y los habitantes de Okinawa (dieta con 85% de carbohidratos). Te paso el enlace:
      http://www.paleosystem.es/entrevistando-a-maelan-fontes-alimentacion-basada-en-la-biologia-evolutiva/
      ¿Qué tienen en común estas dietas con otras formulaciones de dieta paleo? La ausencia del consumo generalizado de cereales. Esa es la característica principal de una dieta de tipo paleolítico o evolutivo y no el porcentaje de carbohidratos.

      Eliminar
    2. En tu comentario dices que has llegado a la conclusión de que todo lo extremo es malo y que los cereales tienen sus cosas buenas igual que las carnes. Estoy de acuerdo en el hecho de que los matices de grises son muchos y que las cosas no son blancas ni negras, lo que ocurre es que yo creo que entre ese blanco (carnes y pescados) y negro (cereales) lo que hay es verduras, frutas y frutos secos, una multiplicidad de alimentos muchos de ellos ricos en carbohidratos que no necesitan de un largo procesado para poder ser asimilados por nuestro sistema digestivo. Igual que tú estás de acuerdo conmigo en que los celíacos sí que tenemos que ser extremos con el gluten y eliminarlo completamente yo considero que, al menos a los celíacos, el resto de cereales también nos hacen daño (aunque menos que los que contienen el gluten, claro). Eso es lo que he comprobado en mí misma, pero es también lo que dicen algunos estudios recientes que muestran que en algunos celíacos (es mi caso) se producen anticuerpos antigliadina como respuesta a la ingestión de algunas proteínas presentes en alimentos que no tienen gluten y que casualmente son alimentos excluidos de una dieta paleo como maíz, arroz, quinoa y caseína. Te paso el enlace a un riguroso artículo sobre el tema:
      http://saludevolutiva.com/2013/07/01/celiaco-pues-atento-a-las-reacciones-cruzadas-con-otros-alimentos/

      Dices que, en tu opinión, llevar una dieta variada es lo óptimo y estoy completamente de acuerdo contigo. De hecho creo que mi dieta es mucho más variada desde que como paleo. Antes en mi dieta ocupaban un lugar importante ciertos alimentos que comía a diario y que desplazaban otros, a mi juicio, más interesantes nutricionalmente. Esos alimentos que tomaba a diario eran cereales sin gluten, básicamente arroz y maíz, que me proporcionaban carbohidratos y poca cosa más además de todos los aditivos, grasas vegetales, aglomerantes y gomas vegetales que llevan añadidos los panes y bollos sin gluten. Ahora ese hueco lo ocupan una multiplicidad tal de verduras y frutas que hacen mi dieta mucho más variada, porque proteína tomo la misma que antes, ni más ni menos.

      Eliminar
    3. Me ha sorprendido mucho la mención que haces “al grupo sanguíneo”. Supongo que te refieres a la propuesta del naturópata Peter D’Adamo. Por lo que yo sé esta propuesta nunca ha tenido respaldo científico. Concretamente, si es cierto lo que sé sobre su propuesta, D’Adamo considera que el grupo 0 es el más antiguo y por lo que sabemos actualmente eso no es así, puesto que el grupo 0 correspondería a una mutación del grupo A en la que se produce una inactivación del gen que originalmente era un linaje A. Eso significa que el tipo A sería más antiguo que el tipo 0. En este enlace encontrarás más información: http://neanderthalis.blogspot.com.es/2008/12/entrevista-con-carles-lalueza-fox.html
      Sobre la dieta de los grupos sanguíneos y su rigurosidad científica puedes echar un vistazo al artículo que se publicó al respecto en el riguroso y documentado blog “Lo que dice la ciencia para adelgazar”:
      http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com.es/2013/06/la-dieta-del-grupo-sanguineo-ni-base-ni.html

      Para finalizar quiero aclarar que no te he puesto todos estos enlaces para convencerte de nada sino porque creo que pueden serte de interés y porque creo que siempre que se pueda es bueno documentar las afirmaciones. De cualquier modo, considero que ningún estudio científico puede superar a la experiencia personal a la hora de decidir qué nos sienta bien y qué nos sienta mal individualmente. En mi caso, por ejemplo, dejé de tomar arroz al iniciar la dieta paleo y cuando volvía a tomarlo puntualmente notaba que me sentaba mal, por eso decidí apartarlo completamente de mi dieta. No fue hasta tiempo después cuando encontré el estudio científico del que te he hablado en el que se muestra que el arroz causa una reacción de autoinmunidad en algunos celíacos. Eso vino a llenar de contenido científico algo que yo ya había experimentado. Sobre todo quiero aclararte que en ningún momento pongo en duda tu testimonio y asumo que si dices que la variante de dieta paleo que hiciste te hizo enfermar asumo que eso es así. Sin embargo, sigue sorprendiéndome mucho y por eso me gustaría saber más sobre el tema.

      En todo caso muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

      Eliminar
  11. gracias , excelentes tus comentarios, me ayudan mas que mi medico, (el es muy mayor y no esta actualizado), gracias y la vida te recompense tu buena intención al ayudar a los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Me alegra mucho saber que lo que escribo sirve a otras personas. La mayoría de médicos no saben mucho sobre nutrición porque durante sus años de estudio los esfuerzos se dedican a otras cosas y supongo que tu médico no es una excepción, eso al margen del hecho de que sea muy mayor. Espero que todo te vaya bien.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo, he estado haciendo dieta paleo durante 8 meses antes de que me diagnosticaran celiaquía y ante la duda de qué intolerancia me estaba matando en vida (literalmente) me pusieron esa dieta, mejore impresionantemente incluso en mis mejores momentos no estaba tan bien, mucha energía, pelo y uñas fuertes, mi piel sin imperfecciones de granitos y espinillas (y eso que tiendo a ellas) y hasta las hormonas!!! tuve menstruación como un reloj, luego creyeron que era sobrepoblación bacteriana intestinal y me pidieron que volviera a no hacer restricciones, fue lo peor que hice pero lo que diga el médico es lo que haces... Ya tras 2 años y pico de pruebas soy celiaca, la dieta sin gluten bien pero estaba agotada, cansada, no del todo bien,... y diréis y si estás agotada por qué restringirte más la dieta quitando más alimentos como los prod. sin gluten, galletas y demás,... por que no es comida son productos procesados de cosas que en la naturaleza no podemos comer y los hacen "comestibles" el ser humano antes comía carne cruda, pescado, frutas, pero semillas sin un proceso de manufacturado no verdad? pues eso que no es comida es otra cosa.

    Perdón por el rollo pero el post es genial, ¿Por qué no probar? No es una dieta milagrosa en la cual se hace rico el Doctor que la puso nombre, es una dieta gratis y recomendable al 100 %.

    ResponderEliminar